CUARENTENA BISTURÍ: EL DISCURSO HECHO CANCIÓN

“Añade tu nombre”. Así conocimos en Twitter al protagonista de esta historia. Y es que con más de 40 mil reproducciones, se viraliza la transformación que hizo de un comentado discurso de la vocera de Gobierno, en una canción estilo Arjona. Tras el viral, hay un artista que quiere abrirse espacio en la música, es “Nvcho” .

El 15 de mayo, la Región Metropolitana inició el mayor confinamiento de su historia. Casi siete millones de capitalinos entramos en cuarentena total: 32 comunas del Gran Santiago y 6 de sus alrededores.

En la previa de esta medida restrictiva y tras sobrevolar la ciudad, la vocera de Gobierno, Karla Rubilar entregó un discurso que quedó marcado por una analogía con el uso de un bisturí: “La cuarentena total es la herramienta que uno tiene que tomar en el momento oportuno (…) La cuarentena total al igual que un bisturí, que puede salvar una vida, si uno lo utiliza antes de tiempo, al momento de requerirlo realmente, puede ya no tener filo y ser una herramienta roma y finalmente no servir”, dijo en la Escuela de Carabineros. 

@vitocaceres y @tomasmenosmal reemplazaron la cara de la cantante Daniela Romo por un bisturí.

Horas más tarde, desde su casa en Quinta Normal, “Nvcho” vería este discurso en internet: “No lo vi en vivo, lo vi por Twitter”, aclara. Luego de leer varios comentarios, entre ellos, que la alocución parecía canción de Arjona, este músico autodidacta y psicólogo de profesión se atrevió con el video. “Efectivamente tiene mucha metáfora, no se entiende, está enredado y no sé si habrá sido un problema de no saber hilar las ideas o la persona que escribe el discurso tiene un error de tipeo horrible”, bromea.   

Y aunque reconoce que le causó gracia el discurso, también confiesa que le generó “mucha incomodidad” porque el tema de fondo era serio. Así las cosas, aquí el resultado de su creación:

En poco tiempo, el video incluso llamó la atención de figuras como Daniela Vega y Anita Tijoux.

«NO SÉ A QUIÉN ACUDIR PARA DAR A CONOCER MI MÚSICA»

Detrás de este viral hay un joven de 26 años que, como tantos otros, quiere abrirse espacio en la escena musical. Declara que todo lo que sabe ha sido de manera autodidacta; toca guitarra, teclado, algo de batería y hace unos meses incursiona en la composición y la producción en GarageBand, aunque YouTube ha sido su mejor aliado al momento de aprender.

“A nivel de la industria musical debo decir que no estoy muy bien guiado, no sé específicamente a quien acudir para poder dar a conocer mi música, ni sé cómo hacer los contactos así que no sé cómo entrar. Toda mi red de contactos son los retweets y las historias que comparten mis amigos en Instagram sobre las canciones y covers que hago”, confiesa Nvcho y agrega: “Me encantaría poder profesionalizar esta área porque es lo que siempre me ha gustado, desde el día uno”.

Consultado por sus influencias, no titubea: “Me encanta toda la onda ochentera, lo que es pop bailable, la electrónica de esa época. Trato mucho de emular sonidos como 2 Unlimited, A-ha, Corona… Ojalá poder traer todo eso de vuelta. Contemporáneos me encantan Lady Gaga, Katy Perry, Beyoncé… mi banda favorita es Paramore así que trato de sacar alguna inspiración de ahí, igual que Chvrches. Trato de ser un poco versátil con mi música. También me encantan las artistas chilenas: Francisca Valenzuela, Javiera Mena y Denise Rosenthal, que es una de mis favoritas”. 

Más allá de estas influencias, en sus propias canciones también vemos su faceta de psicólogo, o de alguien muy en contacto con sus emociones y usando la música como forma de verbalizarlas, quizás incluso como terapia.

Hasta ahora sus letras cuestionan ideales de género, hablan de miedos y ansiedad; y no en vano confiesa que de todas, la favorita es ‘Todo va a estar bien’: “Es una canción que escribí en un momento súper tenso y de mucho estrés que además coincidió con el pleno apogeo del estallido social, entonces, todo estaba muy a flor de piel; era muy difícil poder ser optimista y de eso trata la canción: Muchas veces se nos impone ser positivos y reprimir nuestro malestar, pero no estoy muy de acuerdo con eso porque el estar mal también significa estar bien, el poder expresarlo es súper importante y sanador, muchas veces quieren vernos con la sonrisa de oreja a oreja, pero a veces no se puede y que te digan que <<todo va a estar bien>> tampoco es un alivio”, concluye.