TE PRESENTO A CALENA

Estamos al filo de mayo y las lluvias son esporádicas, no como otros años, pero definitivamente es otoño. Incluso hay días en que agradecemos las cuarentenas y estar en casa -ojalá- en familia. Es una invitación a bajar la intensidad.

Navegando por Instagram me encuentro un dibujo de una mujer mirando la lluvia a través de su ventana. Algo en el trazo, en los colores o quizás en la combinación de ambos, me resulta familiar. Pienso que estoy contemplando una ilustración con sello nacional, me meto al perfil para ver más y lo confirmo: Calena, ilustradora chilena.

María Magdalena Fuenzalida es la mujer detrás de Calena. Es periodista y tiene dos trabajos, uno en la semana y otro el fin de semana, pero se hace un espacio para ilustrar. Confiesa que dibuja desde que tiene memoria, pero que se dedica a la ilustración en sí desde 2016, cuando estudiaba en la universidad y cursó un electivo de Ilustración Creativa, pero sólo como oyente porque no quedaban cupos. Adoptó el nombre de ‘Calena’ ante la necesidad de diferenciar su nombre con sus ilustraciones, haciendo uso del apodo que le puso su hermana mayor.

“Me gusta que sea más un personaje y de algún modo más anónimo, de esa forma siento que tengo más libertad y que al mismo tiempo las personas que vean mis dibujos y personajes se sientan más cercanos que solamente por mi nombre”, cuenta Calena y recuerda: “Creo que fue mi salvación, en ese tiempo mi papá fue diagnosticado de una enfermedad muy extraña, Creutzfeldt-Jakob, que no tiene cura. De manera que teníamos un hospital en casa y necesitaba buscar algo que me motivara, con la ilustración encontré eso y ha sido mi salvación. Es un proyecto tan personal y creativo que me ha ayudado mucho personalmente”.

Hablemos de tu estilo ¿de dónde sacas inspiración?, ¿cuáles son tus referentes?

Me gusta dibujar mujeres, siempre me he sentido cómoda con nuestras siluetas.

Me gusta ocupar líneas más gruesas, que sean definidas y logren mostrar lo que estoy dibujando. Y también me gusta ocupar colores que sean más llamativos.

De referentes tengo a varios ilustradores chilenos, como Onlyjoke, o Pavalesaa, pero también he descubierto a otros ilustradores que me fascinan, como Yu Nagaba o Drawing Mary. Esta última fue la que me motivó a crear un personaje más anónimo.

Tus dibujos hablan de empoderamiento femenino ¿es la causa qué más te mueve?

Creo que es difícil encontrar a alguien que no se considere feminista hoy en día, especialmente porque lo que busca es la igualdad. Y es una causa que me mueve mucho, porque he vivido varias experiencias de machismo, sean pequeñas o grandes, y creo que la mayoría de las mujeres se identifican con eso. Además, me encanta el cuerpo femenino, que muchas veces se censura, por eso intento de mostrarlo.

Tu cuenta en Instagram tiene poco más de dos años de existencia, ¿cómo ha sido la recepción de tu trabajo en la red social?, ¿qué piensas de Instagram o de las redes en general?

Comencé con esa cuenta porque quería que más gente conociera mis dibujos, y mi cuenta personal es privada, por lo que quería separar mis dibujos de mi vida más personal. Así que comencé a subir dibujos, al principio solo mis amigos los veían, pero de a poco más gente ha empezado a seguirme. Ha sido muy entretenido, porque he descubierto que otras personas que no conozco se identifican con lo que estoy expresando, hasta más allá del idioma. Hay una mujer que comparte y reacciona a mis ilustraciones, y ella es de Irán, y dentro de todo hemos podido comunicarnos a través de las ilustraciones, ha sido una bonita experiencia.

Creo que Instagram me ha permitido dar a conocer mi trabajo a otras personas y para mí es una herramienta ideal, porque es muy visual y puede ser muy entretenida, también ayuda a artistas emergentes o personas que quieren crear un proyecto.

¿Qué debemos esperar de Calena en el futuro próximo?

Estoy interesada en incursionar más en la animación 2D, en darle movimiento a mis ilustraciones. Lo que si me ocurre es que, como es algo que no he estudiado, me cuesta más. Todo lo he aprendido por iniciativa propia, por lo que me cuestan los movimientos, técnicas, sombras y colores, pero he ido aprendiendo en el camino, así que espero ir mejorando.